«Vivir en la residencia me ofrece libertad e intimidad»