Ya sabéis lo que dicen: el desayuno es la comida más importante del día. Y es más que cierto. Lo que ocurre es que a veces nos lo saltamos por falta de tiempo, de ideas nuevas o por pereza…

Pues eso se acabó, hoy os traemos una receta rematadamente fácil, saludable y con un superalimento, las semillas de chía. Seguro que lo habéis visto en fotos en Instagram y blogs. Este alimento que llegó pisando fuerte como cualquier moda, ha quedado para quedarse y ser un must en nuestras despensas, ya que son muchos sus beneficios.

Pero, ¿qué es eso de los superalimentos?, son alimentos cuyo potencial nutritivo o valor nutricional los hace muy interesantes desde el punto de vista de la salud por su alta concentración de antioxidantes, grasas saludables o vitaminas.  Algunos muy conocidos son el aceite de oliva o las legumbres.

La chía, concretamente, y según la nutricionista británica Madeleine Shaw, no contienen gluten, son saludables y contienen Omega 3, antioxidantes y fibra. Entre sus beneficios destacan:

  •  5 veces más calcio que la leche.
  • 3 veces más antioxidantes que los arándanos.
  • 3 veces más hierro que las espinacas.
  • 2 veces más fibra que la avena.
  • 2 veces más proteínas que cualquier verdura.
  • el doble potasio que el plátano.

Un superalimento, sí, pero no es mágico. Así que como todo en la vida, con sentido común y siguiendo una alimentación equilibrada.

resa-receta-pudin-chia

Y ahora vamos a por la receta

Ingredientes
para dos personas

  • 1 vaso de leche vegetal: almendras, avena o arroz.
  • 5 ó 6 cucharadas  de semillas de chía.
  • una cucharada (esto en función de lo goloso que seas) de azúcar moreno, de coco o miel.
  • fruta fresca: arándanos, frambuesas, plátanos (pásalos por la sartén con una pizca de miel y una cucharada de agua. Están “mmmmmmm”)
  • almendras picadas o cualquier fruto seco.

Instrucciones

La receta es lo de lo más sencillo, básicamente es mezclar,  lo único que debes tener en cuenta es hidratar las semillas de chía con antelación. Si vas a tomar este pudin como desayuno, lo mejor es que lo prepares la noche antes mientras preparas la cena, ves la tele…

En un vaso o tarro molón, mezcla las semillas con la leche vegetal y el azúcar o miel. Remueve bien procurando que todas las semillas estén en contacto con el líquido.

Tapa el bote con film transparente o una tapa y déjalo en la nevera unas 8-12 horas. Pasado ese tiempo, escurre el exceso de liquido y reparte en dos vasos.

Añade la fruta, los frutos secos y listo.

Lo bueno de este tipo de pudin es que admite todo tipo de variantes, puedes añadir cacao, canela, la fruta que quieras…

Desayuno o merienda perfecto, también para tomar donde te pille. Prepáralo en un bote chulo, ciérralo y llévatelo a la facultad, el trabajo, al gimnasio…

Simple, fácil y bonito. ¿No crees?

Ejemplos:

Una foto publicada por Chloé Sucrée (@beingbiotiful) el

 

Una foto publicada por VeggieBoogie (@veggieboogie) el

¿Y tú que sueles desayunar? Anímate a preparar tu pudin personalizado y compártelo con el hashtag #resacook. No olvides etiquetarnos para asegurarnos de que nos llega la foto @comunidadresa.

Y la música hoy la ponen The Head and the Heart con su tema All We Ever Knew. ¡Que lo disfrutéis!